Las últimas

Con la tecnología de Blogger.
jueves, 20 de julio de 2017

Noticiero Taurino Pedro Julio Jiménez

1947… LO QUE DIAZ-CAÑABATE
 DIJO SOBRE LA BRONCA DE 
LORENZO GARZA… (*)
 
Pedro Julio Jiménez Villaseñor

"HUBIERA dado algo por presenciar la corrida celebrada en Méjico el 19 de enero. Ya saben ustedes lo que pasó. Uno bronca de bastante consideración. Una bronca «o modo». Confieso mi pasión por las broncas taurinas. Son infinitamente más divertidas que muchos de esas faenas de naturales y vengan naturales, y en los intermedios veinticuatro derechazos, unos mirando al tendido y los otros como si el torero no toreara para el público sino para un fotógrafo amigo suyo, que está entre barreras. Todo esto es monótono y pesado y nada emocionante. En cambio, una buena bronca, bien desorganizada, nos hace felices siempre y cuando seamos meros espectadores de ella. Nada de exponerse a multas, detenciones y puñetazos. No; muy quietecitos en nuestra localidad y a no perderse detalle.

La de Méjico fué de las buenas, buenas; de los que se ven pocas. Según «El Tío Carlos»; cronista del acontecimiento, las causas fueron tres; la pequeñez y mansedumbre de los toros de San Mateo; la mala actuación, la intemperancia y el «histérico descontrol» de Lorenzo Garza; la inhábil y torpe conducta de las autoridades. 


La cosita ocurrió en el sexto toro. Un picador le dejó enhebrada la garrocha en una costilla, y el toro se desolló al golpear con el palo contra las tablas. No contentos con eso los asesinos de toros volvieron a meter palo, y barrenaron coa ganas de provocación. ¿Se dan ustedes cuenta? ¿Qué iba a hacer el público? Pues Indignarse, como era su deber. Y entonces, va Garza a «quitar, con teatralidad». Y se la gana, y le chillan que no toreé. Y él «plega el capote con aire de reto». 

Para que sepan ustedes lo que siguió a este reto, utilizaré la descripción de «El Tío Carlos», porque no tiene desperdicio: «Se desató la lluvia de cojines. Garza, entonces, buscó -como es su costumbre- algún espectador con el que hacer riña personal. Y lo halló en uno de barrera de sombra que le lanzó un cojín con mucha puntería. Hacia él se dirigió el diestro, totalmente descompuesto, y lanzándole insultos, penetró en el callejón y trató de subir por un burladero hacia la barrera, conforme profería reniegos y bravatas. El espectador tomó otro cojín y lo lanzó a Garza, que entonces, ya perdido totalmente el control, fuese a donde estaba su hatillo de arreos de torear y sacó un estoque para herir con él a su contendiente. Policías y mirones detuvieron al basilisco, mientras su cuadrilla entera se lanzaba al asalto sobre la barrera de primera fila. El Flaco Valencia y Maera llegaron hasta arriba, y fueron contenidos por la Policía.»
¿Eh, qué tal, sería divertido aquello o no? Pero no paró ahí la cosa. He aquí la reacción del público: «Cayeron todos los cojines; siguieron las fogatas; luego, la destrucción de anuncios, del reloj, de los reflectores y de los cables de la luz.» Nada más. 

La salida de la Plaza de Garza también merece que la conozcan ustedes sin perder nada: «Descompuesto el rostro, en el que se pintaban en surcos pálidos la impotencia, la ira y el temor; empujado por los policías y forcejeando como un desesperado. Sobre su cabeza, el sordo golpear de los cojines y el clamoreo de una multitud defraudada. Salió como salen los simuladores.»

Felicito a «El Tío Carlos» por estos trozos literarios. Parece que está uno viendo «los surcos pálidos»; parece que oímos «el sordo golpear de los cojines». En lo que me permito discrepar en lo de calificar a Garza como simulador. Por lo leído, si le dejan, le arrea una estocada al espectador de la buena puntería, que rueda sin puntilla.

A Garza se lo llevan a la cárcel. Allí va a verle un periodista a preguntarle  su opinión sobre la corrida. La contestación de Garza no es más que ésta: «¿Qué que digo hoy? ¡Psch! Nada; que si los toros hubieran salido tan  bravos como el público, otra cosa hubiera sido.»

¡Caramba con Garza! ¿Conque un simulador, eh, «Tío Carlos»?

El periodista describe la celda que ocupó el preso y dice que es lo de los choferes y de los revendedores. Y añade: «Varios de éstos estaban sentados por ahí sobre los bancos de cemento, mirando, sorprendidos, al torero.» Al periodista acompañó el mozo de estoques de Garza, y al despedirse le dice a don Lorenzo: -«Bueno, matador, mañana le traeremos el desayuno.»  


Trae para toda mi cuadrilla -contesta Garza, señalando a los demás presos. Lorenzo Garza nunca ha sido un buen torero. Aquí, en España, si que fué un simulador. Simulaba que mataba con un pañuelo. A la gente le gustó esta, y se hizo rico. Y ahora, pues ya ven ustedes las que arma en su país.
Antonio Diaz-Cañabate.
(*) En la mencionada fecha actuaban, Garza –silencio y bronca- Manuel Rodríguez “Manolete” –silencio y el rabo de “Boticario”-, Arturo Álvarez “El Vizcaíno” pasó desapercibido. Los toros de San Mateo, chicos y de juego variado que propiciaron la reyerta. Emilio Maurer, padre, fue quien ocasionó la bronca".    
Noticiero Taurino     Pedro Julio Jiménez
  • Title : Noticiero Taurino Pedro Julio Jiménez
  • Posted by :
  • Date : 11:18
  • Labels :
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Item Reviewed: Noticiero Taurino Pedro Julio Jiménez Rating: 5 Reviewed By: Cortando por Lozano
Subir