Las últimas

Con la tecnología de Blogger.
sábado, 8 de abril de 2017

Padre Gandhi La Reflexión Dominical

Muy buenos días mi querida familia:






El Domingo de Ramos es el gran pórtico que nos lleva a la Semana Santa, la semana en la que el Señor Jesús se dirige hacia la culminación de su vida terrena. Él va a Jerusalén para cumplir las Escrituras y para ser colgado en la cruz, el trono desde el cual reinará por los siglos, atrayendo a sí a la humanidad de todos los tiempos y ofrecer a todos el don de la redención. Sabemos por los evangelios que Jesús se había encaminado hacia Jerusalén con los doce, y que poco a poco se había ido sumando a ellos una multitud creciente de peregrinos.

Jesús llegó a Jerusalén desde Betfagé y el monte de los Olivos, es decir, la vía por la que había de venir el Mesías. Desde allí, envía por delante a dos discípulos, mandándoles que le trajeran un burro que encontrarían a lo largo del camino. Encuentran efectivamente el burro, lo desatan y lo llevan a Jesús. A este punto, el ánimo de los discípulos y los otros peregrinos se deja ganar por el entusiasmo: toman sus mantos y los echan encima del burro; otros alfombran con ellos el camino de Jesús a medida que avanza. Después cortan ramas de los árboles y comienzan a gritar las palabras del Salmo 118, las antiguas palabras de bendición de los peregrinos que, se convierten en una proclamación mesiánica: «¡Hosanna!, bendito el que viene en el nombre del Señor. ¡Bendito el reino que llega, el de nuestro padre David! ¡Hosanna en las alturas!». Esta alegría festiva, transmitida por los cuatro evangelistas, es un grito de bendición, un himno de júbilo: que expresa la convicción unánime de que, en Jesús, Dios ha visitado su pueblo y ha llegado por fin el Mesías deseado. Y todo el mundo está allí, con creciente expectación por lo que Cristo hará una vez que entre en su ciudad.

No es de extrañar que, pocos días después, la muchedumbre de Jerusalén, en vez de aclamar a Jesús, gritaran a Pilato: «¡Crucifícalo!». Y que los mismos discípulos, como también otros que le habían visto y oído, permanecieran mudos y desconcertados. En efecto, la mayor parte estaban desilusionados por el modo en que Jesús había decidido presentarse como Mesías y Rey de Israel.

El núcleo de la fiesta de hoy se centra en preguntarnos: ¿Quién es para nosotros Jesús de Nazaret? ¿Qué idea tenemos del Mesías, qué idea tenemos de Dios? Esta es una cuestión crucial que no podemos eludir, sobre todo en esta semana en la que estamos llamados a seguir a nuestro Rey, que elige como trono la cruz; estamos llamados a seguir a un Mesías que no nos asegura una felicidad terrena fácil, sino la felicidad del cielo, la eterna bienaventuranza de Dios. Ahora, hemos de preguntarnos: ¿Cuáles son nuestras verdaderas expectativas? ¿Cuáles son los deseos más profundos para celebrar el Domingo de Ramos e iniciar la Semana Santa?

Vivamos junto con JESUS estos días gloriosos que nos abrieron la esperanza de la vida eterna.

Buona domenica dell Signore. Dio con noi.
Padre Gandhi     La Reflexión Dominical
  • Title : Padre Gandhi La Reflexión Dominical
  • Posted by :
  • Date : 23:10
  • Labels :
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Item Reviewed: Padre Gandhi La Reflexión Dominical Rating: 5 Reviewed By: Cortando por Lozano
Subir