Las últimas

Con la tecnología de Blogger.
sábado, 18 de febrero de 2017

Reflexión Dominical Padre Gandhi

Muy buenos días mi querida familia.







Domingo VII del tiempo ordinario ciclo A.

En la primera lectura del libro del Levítico, Yahvé le pide a Moisés que exhorte a la asamblea de Israel: “Habla a la asamblea de los hijos de Israel y diles: Sean santos, porque yo, el Señor, soy santo”. Y el texto del evangelista Mateo va mucho más lejos pues allí el Señor señala cumbres insospechadas: “Ustedes, pues, sean perfectos como su Padre celestial es perfecto”.

Según el libro del Levítico, esta invitación a la santidad se pone en práctica construyendo la vida sobre el amor: “Ama a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor”. Nos sorprende la sencillez y la profundidad de la propuesta. Cuando meditamos sobre la santidad, no debemos imaginarnos prácticas exóticas ni estilos de vida heroicos. Todos los cristianos estamos llamados a la santidad asumiendo con amor y responsabilidad nuestras tareas cotidianas en la familia, en el trabajo, en la vida ciudadana, en la comunidad eclesial. Se trata de buscar y hallar a Dios en todas las cosas.

En su Carta a los Corintios, san Pablo nos ofrece una imagen muy inspiradora para avanzar por este camino de la santidad y la perfección: somos templos de Dios. “Hermanos: ¿No saben ustedes que son el templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Quien destruye el templo de Dios, será destruido por Dios, porque el templo de Dios es santo y ustedes son ese templo”.

Cuando san Pablo nos dice que “el templo de Dios es santo y ustedes son ese templo”, da un vigoroso mensaje sobre la dignidad del ser humano, la sacralidad de la vida, el respeto a uno mismo y a los demás.

Hablando del respeto al otro, Jesús en el evangelio nos habla de la ley del talión: "Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo, diente por diente; pero yo les digo que no hagan resistencia al hombre malo...”

El término talión proviene de talis, que en latín significa igual o semejante, y establecía un principio de proporcionalidad: a tal ofensa le corresponde tal reacción o castigo equivalente. La Ley del Talión, enunciada en el Código de Hammurabi, legislador caldeo y sexto rey de Babilonia, fallecido en el año 1750 AC, constituyó una limitación a la venganza desmesurada.

Pero Jesús va más allá al proponer un comportamiento que supere toda forma de venganza para terminar con la espiral de la violencia, que va creciendo a medida que se devuelve mal por mal y sólo puede parar mediante un comportamiento que se identifique con el del mismo Dios, de quien dice el Salmo responsorial: El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia; no nos trata como merecen nuestros pecados ni nos paga según nuestras culpas.

Mi querida familia jesús nos presenta un camino de santidad en el amor incondicional a nuestros hermanos especialmente aquellos que nos hacen el mal.

Buona domenica dell Signore. Dio con noi.
Reflexión Dominical        Padre Gandhi
  • Title : Reflexión Dominical Padre Gandhi
  • Posted by :
  • Date : 23:51
  • Labels :
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Item Reviewed: Reflexión Dominical Padre Gandhi Rating: 5 Reviewed By: Cortando por Lozano
Subir