Las últimas

Con la tecnología de Blogger.
martes, 25 de abril de 2017

La Columna de la Información 25 04 2017


Cortando por Lozano 

"Feria de San Marcos, Estampas y Recuerdos"


Tema 1.-
·      Feria de San Marcos,  feria de la vida..
·      Abril, veinticinco. Tendido de sol ... "¡Aquí está su padre!”...
·Desapareció el  elogio a la reina
·      “Ya surgen Nacho Torres, Esparza Oteo, Camarena, Pancho Díaz de León” ...
·      Hay que conocerla, para quererla

Tema 2.- Miscelánea.-
·      ¿La Alcaldesa participará en el Desfile de la Primavera?
·      Si ella se va de Senadora, Camarillo buscaría la Presidencia Municipal

·      “Cuarto Poder”.- El “pirateo” de notas



TEMA 1.- “Feria de San Marcos, Estampas y Recuerdos”.- Invitados por don Alejandro Topete del Valle, “Cerramos los ojos remontando la noche del tiempo. Va la fantasía, en fruición de color y distancia, acotando las cosas que fueron.  Desfilan mil sombras al conjuro de la sugerencia.

Mil seiscientos cuatro.  El buen cura Tomás Ruiz ha otorgado su venia; manos indias levantan un templo a la par que cultivan el predio, -las "suertes" de huertas- que la Real Audiencia de este viejo rincón neo-gallego, fue servida de dar, la "congrega" arraiga el cimiento, para dar incremento i a la villa española aledaña que estará, de este modo, a cubierto de nuevos asaltos y depredaciones, de las asechanzas  del cruel “chichimeco".

Don Santiago de Vera ha ordenado en servicio del rey -señor nuestro- despachar provisión, mandamiento, cédula o "recaudo", cuanto por derecho reales ordenanzas disponen sea "fecho" y en acatamiento su merced de ello, el señor alcalde mayor de la villa de Nuestra Señora la Asunción nombrada -¿fue acaso el magnifico don Gaspar de Vera?- de pie y destocado, grave y circunspecto, con la reverencia que merece carta de tan gran sujeto, bésala tres veces, la pone en su testa y, en prosecución de su cumplimiento, hace marcar términos a los cuatro vientos...

Así surge "el Pueblo"; son las mismas manos que erigieron templo -manos siempre humildes del buen tlaxcalteca- las que en su retablo principal colocan por santo patrono, titular excelso, al mismo San Marcos que dio un evangelio...

Corre el siglo dieciocho.  Leyenda. . . Fantástica urdimbre que teje y desteje en alucinante canevá de tiempo. . .

Su merced, el alcalde mayor y también de la Santa Hermandad, hace aprestos.  Cual si se tratara de pleito-homenaje, desempolva el pendón de Castilla el   Alférez Real, y el buen cura que cuida las almas, con las religiones y las cofradías, van en procesiones con rumbo "del Pueblo", por la vieja calle de San Sebastián y bajo la fresca, decente enramada, musitan sus rezos; el canto litúrgico se levanta al cielo.

Allá va el Cabildo, allá la justicia, allá el Regimiento. Por voz pregonera oportunamente y en graves materias, materias tan graves como de seguro lo "policía" v fue “buen gobierno" han sido adoptadas todas las mejores “sabias providencias”; calles y fachadas lucen como espejos, ornato de flores, luz de cazuelejas, tapices, damascos, alfombras y velas.

Por los cuatro rumbos - -astrolabio al viento- ya los “peregrinos” y los “demandantes” hacen su cosecha; por ranchos y haciendas  -la comarca entera- frutos de la tierra, con munificencia han ido cediendo para que el producto expense los gastos del sacro festejo.

Poblados de recuas están los caminos, viajeros que vienen de todos los rumbos, con mercaderías de todas las tierras, y después del “trajino”, en las noches, al amor de fogatas, en vela, la charla animada y el sápido cuento, mientras los arrieros auscultan el cielo calculando el tiempo por la altura, “a jecho”, de las Tres Marías, las Siete Cabrillas, los Tres Reyes Magos o el primer lucero: -nocturnos relojes de aquellos viandantes- y de sus cansados ojos pasajeros. . .

Fiestas de los gremios: danzas, mojigangas, farsas, pastorelas... Cucañas, rayuela, hípicas "parejas", y alumbrado todo con vivos colores, la vista naufraga en ]as maravillas de la pirotecnia. . .


Siglo de romance... Siglo diecinueve.  Va la diligencia, pese a los asaltos de los bandoleros, dando fuertes tumbos por baches y hoyancos del camino real.  Postillón y sota fustigan con brío al cansado tiro -dos mulas de "lanza", tres de "contraguía" y cuatro de "mingo"-, que arrastra jadeante al viejo armatoste que trae la "matraca" repleta de encargos -de lujos y estrenos-; mestizas y criollas habrán de lucirlos en la alucinante feria sanmarqueña. . .

Volviendo un recodo, de paraje incierto -fue en la"Cuesta     China" o en el ojo de agua, mejor conocido por Del Venerable-, ronca y estentórea una voz se escucha: iTales. . azorríllense!  Una pasajera llora y se santigua; -tres pistoletazos-.  "Los compadres".

El tardo carruaje bien desvalijado, sigue su camino rumbo de la villa, allá está la feria, allá el regocijo; ¿qué  importan los lances y qué las fatigas, ante perspectivas de luz y de ensueño?

Buen jefe político don José María (Guzmán de apellido), dando buenas trazas administrativas, plantar ha mandado, si mal no recuerdo el año de treinta, este noble parque de ilustre abolengo, Jardín de San Marcos, orgullo y prestancia de esta tierra mía ...

¡Palenque de gallos de La Primavera!¡cien años de cuentos, consejas, leyendas, de añejas anécdotas y de sucedidos, desde que Juan Dávalos se erigiera un día, Para dar cobijo a la abigarrada corte de Briján y a la flor y nata de la truhanería!  Su hijo Romualdo del mismo apellido, de áureas "peluconas" vio pasar los ríos; ...

De Guadalajara, mediando este siglo, también ha llegado Antonio Partida --ínclito gallero, audaz y cumplido-, que de buena fábrica levantara altiva, recia y solariega plaza de El Recreo, ¡Ay, Elisa Ibarra, Trenzona divina!  Canta aquella copla que así nos decía:

“... mientras tengan licor las botellas
brindemos con ellas hasta emborrachar,
olvidando tal vez que mañana
clarín de campaña nos ha de llamar.

Por ahí dicen que el cuerpo es de tierra;
que el alma que encierra nunca ha de morir,
¡ay! dejemos el cuerpo en la calma
Sigamos el alma, porque es inmortal”!

¡Abril, día primero!  Sale la comparsa con vistosos, trajes. Van los "Once viejos", van otras charangas atronando el aire, con música y danza, danza que encabeza "El Anunciador", que suelta en esquinas, el cojo pregón:

La feria os convida
A reír y a gozar
que si la vida es sueño
no debéis despertar.

i Que viva la dicha,
que viva el placer,
que vivan las niñas que saben querer!

San Marcos es el sitio
de toda la reunión,
hay mujeres alegres,
de belleza sin par.

A doblar su dinero
poniendo todo el monte,
con puras onzas de oro.

Con gusto y regocijo
venid a la función
a todos os convido, soy el anunciador.


Las tapadas de gallos
serán muy animadas,
habrá buenas apuestas,
que serán redobladas.

Se cantarán canciones
de aquellas más gustadas,
habrá bailes do rifen
las pollas más deseadas,

No falte usted a la fiesta,
y véngase al jolgorio,
saliendo presuroso,
se acabó el purgatorio.

Es de madrugada, sale "la alborada".  Va la estudiantina -juventud dorada-, dando "mañanitas a las más hermosas chicas lugareñas.  Tras "La Sinfonía" surgirá la copla casi improvisada:

Todos los fuereños
Venimos a porfía,
 a dar los parabienes,
a las mujeres bellas.

Por eso en este día,
decimos con afán,
que vivan las doncellas
de esta tierra sin par.



Pedro Cajero -en segundo plano-, autor de las esculturas del Jardín de San Marcos. 

Ayer fue la orquesta. de Los Pitacoches o Los Cienegueros, tocando La culpa, La cola del diablo, danzas muy en boga. Más tarde preludia don Angel García, lujo de violines, la danza María, mientras oro v plata corren a raudales, por entre las manos de Sabás Lozoya, del doctor Osornio, del Chato Morales. . .

Wilson el intrépido, Sabino Escarreola, causan el azoro en los ojos párvulos con sus incipientes pruebas de aerostasia. . . ¡Cabeza parlante!  ¡Arañita humana!- espejos y luces en trance de truco- ¡qué azoro han dejado!

Abril, veinticinco.  Plaza del "Buen Gusto".  El tiempo diluye la vida fugaz.. . Bernardo Gaviño con Lino Zamora.  Ponciano. . . Bombita. . . Don Luis Mazzantini... Potoco ... Ecijano ... Gallito, tal vez, Rodolfo Rodarte. . . i Qué yo!  Después... Coso de San Marcos: Rodolfo Gaona con Sánchez Mejías... Joselito Flores. . .

Taurofila en brete: iOra don Ponciano!  Miguel Rul sonríe maliciosamente, levantando un coso en cuarenta días, porque al empresario de la vieja plaza, don Carlos González, ante sus crecientes pretensiones vanas, pasmado ha dejado. ¿Que vendrá el Potoco, o bien Juan Jiménez, alias Ecijano!

Ojos extasiados ante El Panorama, Le Petit Trianon. . . El Louvre. . . Versalles... me han vendido el mundo Por mis tres centavos... Aún queda cuartilla para un despilfarro en La Pasadita, chorizo, tostadas. . .

Feria de San Marcos, feria de la vida.. . Tumulto de gentes; cornetas... tambores... chacós rematados de airoso pompón;  -charol reluciente, marchan  “los carnitas", hacia el viejo barrio con aire marcial, a instalar solemnes, con el pintoresco nombre de vivac, lo que constituye una comisaría, transitoriamente, que en forma auxiliar, vele por el orden y seguridad, de bienes y gentes a la vez; que afiance normas y principios en los que se funda, severo, imponente, todo el ejercicio de la autoridad.

El cuerpo edilicio, y el jefe político, se han dado a la empresa de modernizar.  Con el "gas petróleo" cambian los sistemas, los viejos sistemas de iluminación.  Calles que circundan al jardín florido, las de Democracia y de la Merced, hoy lucen flamantes "torches" de petróleo, recién adquirido de "firma extranjera", ¡mejora imponente, que en el vecindario causa admiración!

De Atemajac de las Tablas, Mariano López llegó;  tahur y gallero afamado, la suerte lo distinguió: entre albures y entre gallos, ¡diez mil pesos ganó! (Para un romance o corrido, buen tema de inspiración).  Ya la fuente de San Marcos, mandó llenar de "Carlón", del mejor tinto que en plaza, por la ciudad se encontró. Ya invita a todo el concurso, de gentes, sin distinción, a libar públicamente, sin limite o discreción.  Y en la euforia de aquel trance todos beben en su honor, mientras él arroja puños de dinero, en rededor, y proclama a voz en cuello, manirroto y fanfarrón:"¡Ay mundo, no me mereces! iHay pesos por dónde andar!".
Por los empedrados de las callejuelas, repletas de hoyancos, dando de traspiés, van los "Once viejos' , sacando el convite, tras pintarrajeado payaso que en burro, proclama excelencias de la fiesta brava, de los lidiadores, las ganaderías, concluyendo al fin, con el consabido grito que es pregunta: "¿Es verdad muchachos?. . . ¡Siiiii... ¡ -contesta el coro-.  Y así la costumbre duró  luengos años, paseando los zarzos con las banderillas, con los diestros que iban graves, circunspectos, en sendas calesas y los picadores en flacos jamelgos... De ello sólo queda borroso recuerdo.

Valentina Ubario su fonda ha instalado -Los Campos Eliseos- -¡postinero nombre que le ha adjudicado.  Ved un parroquiano (pintoresco charro, que a gozar la fiesta, de El Tule ha Ilegado).- "¡Quihubo, Valentina!  ¿Quihay pues de cenar? le pregunta ufano. -Pos siñor don Dário, sólo carnes frías es lo que han dejado.- Bueno, Valentina, (responde amoscado) voy a dar la vuelta por La Primavera, mientras en el inter se hayan calentado".


Circos y más circos por aquí han pasado.  Don Toribio Rea (¿dónde está, Toribio, Porfiria Delgado?) Uno de ellos trae, algo inusitado: un gran paquidermo muy bien amaestrado. ¡Es de hule! Proclama ingenuo hacendado.  Ah, sí, ¿conque de hule? -dice el empresario-,  acérquese amigo, deje el miedo a un lado... ¡Un diablo! -replica el interpelado-, el gringo que viene dentro preparado, mueve las palancas de la maquinaria, me echa encima el "moco" y quedo atrapado!

Chiarini, los Orrin, mister Bell nos toca valses de Walteufell con su cafetera... (música encantada), y el aire salpica con sus gracejadas ya él, ya Pepino, otro gran payaso que en esta su tierra, duerme para siempre en final descanso ...
Fiesta de recuerdos, un mundo de ensueño y de maravilla la feria ha dejado.


Siglo de las luces.  Llega el siglo veinte.  Novecientos cinco... Abril veinticuatro.  Prócer gobernante Vázquez del Mercado, celebra su santo.  Gentes principales de fuera han llegado: de Chihuahua viene Manuel Rocha Chabre, líder de la prensa provinciana, en tanto, de México arriba don Juan de Dios Peza, -de nuestros hogares cantor afamado-, el buen Juan de Dios, que en súbito alarde de vena poética.. cosa improvisada interrumpe baño delicioso y tibio, sale de la terma en trance inspirado, presuroso escribe ripiosa cuarteta que la tradición así ha conservado:

Yo aconsejo a las gentes
 que tomen un baño cada día;
la piscina termal de Aguascalientes
devuelve la salud y la alegría.

Tívoli, recinto de hondas emociones; fiel escaparate de gracia y candor donde las muchachas lugareñas lucen su alcancía de galas, trajes de primor.  Hábitos, costumbres, poses, apariencias; nieve, "fruta de horno", puchas y mamón, mientras los sentidos naufragan en alas de antigua canción.  Schotis y mazurcas, marchas, pasos dobles preludia la Banda del Primer Batallón Ligero -batuta en las manos del maestro Payén-.  Por allá se esfuma con rumbo al PaIenque la amable figura de Osornio, el doctor...

Un apuesto joven, joven de la época, pasa en bicicleta... ¡Hurra! ¡Esto se llama civilización!  Una pobre vieja que sale de misa, pasmada se queda, pasmada de horror; vuelve a entrar al templo toda temerosa; se santigua presa de intenso temblor, pues jura y  “perjura" vio pasar al diablo, montado en las hebras ¡de una telaraña!  Y el curioso infundio causó aquel terror.

Por allí un insigne grupo de bohemios, escancia y apura copas de licor... Brinda Nacho Arteaga con Alfonso Toro, acaso el poeta -excelso poeta- Manuel José Othón; en tanto don Nico –Nicolás Rangel- conservera en ristre -Copa de Falerno-, jovial improvisa un saturnalia, circulando el magno recipiente báquico. . . Severo Amador y el doctor Osornio, dialogan ... dialogan... con su gran amigo Baudelio Contreras -Baudelaire le dicen-.  Más allá se pierde grupo de estudiantes, preparatorianos casi todos son: Pedro de Alba es uno, López Velarde otro ... y aquel más inquieto es Sotomayor.

Mientras tanto Enrique Fernández Ledesma, comenta un poema con su propio autor: que esconde, modesto, sus preclaros méritos, bajo del seudónimo (firma Vi-ca-ro) --es Castro Rodríguez,- Víctor Castro que, en un sobrio arranque de honda inspiración, da galana forma en fabla gallega, a Nosa Señora da Barca el poema, que por su factura merece de todos, grande y merecida, franca admiración.

Ya por esos años se incuba gallarda, del arte futuro, la generación; ya apuntan, ya surgen el gran Nacho Torres, tanto Esparza Oteo, como Camarena, y acaso más tarde Pancho Díaz de León ...
¡Novecientos nueve!  En inusitada carrera de coches -albos cubrepolvos de holanda, cachuchas, complicadas gafas, suma protección- allá pasan raudos los primeros autos.  Desde San Luis llegan Teodorniro Garfias, don José García, Bennet el doctor, singular proeza realiza el conjunto. ¡Ser un buen sportman es cosa de moda!  Muy ceremoniosos en sin par carrera, presas de emotivo vértigo veloz, llegan a la meta jadeantes, intrépidos, recibiendo justo premio a su valor, con los parabienes del Gobernador...

¡Novecientos nueve!  Feria de San Marcos.  Pablo y Alejandro de la Arena anuncian, de soberbio hipódromo la inauguración. Derby en nuestra tierra?

¡Derby, sí, señores!  Sus finos corceles, finos y ligeros de México envía, entre otros señores de la aristocracia, barbudo regente, Landa y Escandón ¡O, témpora,  o mores!  Efimero alarde de vano esplendor.

¡Mirad al abuelo qué parsimonioso pone en los oídos los tubos de goma! ... ¡Qué cándido asombro se pinta en su rostro escuchando absorto el maravilloso, flamante gramófono de Edison el mago!  Skelchs de Rosales v de Robinson. . . diálogos... canciones, Abrego y Picazo bajo el "Monograma Columbia”.  Después, Lindas mexicanas ... Gardenias, Perjura, las Danzas nocturnas de Luis G.  Jordá; Adiós, de Carrasco ... La paloma... Altiva ... La machicha ... El choclo ... Fingida... los chistes de Ricardo Bell. Escuchad las coplas, las      gustadas coplas del buen don Simón ... Todo un repertorio --signo de una época-- que hoy sólo decora vagoroso v suave recuerdo de ayer...

Nuevo invento Ilega. Téllez Oropeza, primero, don Enrique Rosas muy luego, más tarde don Carlos Mongrand, nos dejan pasmados, absortos los ojos, con su "Nuevo Biógrafo Estereopticón".  Mágica linterna de Pathé Lumiere que Francia nos manda corno último grito de nuestra maltrecha civilización.  Se anuncia el programa con cien "vistas fijas".  Prodromos... Ya vendrán la Hesperia, Pina Menichelli, Tulio Carminati, Francis Ford, acaso Perla White -programas que forman un mundo de kaleidoscopio- íntima pantalla de imaginación.

Incipientes pruebas de electroterapia... Audaz merolico que explota el candor, de ingenuo concurso que cae en las redes y fácil seduce taimado pregón: “toques pa' los nervios... los toques 'elétricos´...”  Y asido a los tubos del alternador, se tuerce el paciente y hace horribles muecas, gesticula en forma grotesca -¡qué horror!- según van moviendo el regulador.
¡Títeres. . . ! Deleite de chiquillerías ... De Rosete Aranda la empresa llegó.  Repertorio ingenuo, dichos y cantares, -Vanegas Arroyo le dio gran sabor- versos y refranes, voces de falsete, la florida gama variada y espléndida, rica y sugerente de nuestro folklor.

Carcamanes. . . Tablas de la lotería.  Canta las figuras un anunciador: -lujo de pregones- (y aquí quiebro el ritmo) la luna del mes de enero, ya nos comienza a alumbrar. . . El catrín no trae calzones, se los puedo asegurar... Relújame bien las botas, que me quiero ir a pasear. . . Mientras en el "Pepe", cínico tahúr, incita con sorna párvula clientela: "Unos decían: yo ganaba. . . pero, ¿con qué? si nomás los ojos de 'chucha cuerera' pelaba. . . ".


Chapuceras rifas, "tiros de argollitas" y aros de madera.

Seudo temeroso y seudo azorado, el truhán del puesto, lanza por los aires, una tras de otra, cada exclamación: "Cale bien su pulso". . . "¡A ver qué premio se sacan!". . . "¡A ver que suerte les toca!"... "¡Aaah, pistola!". . . "¡Aaah, reló!". . . "¡Escápate, monita!". .

Casa de la risa. . . Casa de Mamerto ... Lo digo y lo cuento con todo respeto.  Conocido amigo cuyo nombre callo, ¡extraña ocurrencia!- tanto más extraña cuanto que exacerba el penoso trance agudo estrabismo, penetra curioso al improvisado recinto de manta.  Suave balanceo se inicia; después... ¡paredes y techos giran a sus pies!. . . -"Párenle -les grita-, párenle ca... nijos. . ." Siguen miñ denuestos, mil imprecaciones, -ruegos y amenazas- que a través del género -la delgada manta- escucha el concurso con cruel regocijo... Termina la tanda; la tanda de vueltas y de maldiciones.. . Sale el buen sujeto dando de traspiés, arrojando chispas de rabia y haciendo, claras y expresivas señas jeroglíficas... el bastón blandiendo... soltando amenazas ... prodigando epítetos, -sapos y culebras- por el malhadado ridículo trance en que lo pusieron... No importa; mañana calmará los nervios; buscará el desquite invitando amigos, ¡claro, amigos viejos! aunque el interfecto les pague el boleto, por reír un rato al notar, ufano, de la jugarreta los crueles efectos; efectos tan crueles, como los que é1 mismo estuvo sufriendo...

Y aquí viene a cuento recordar a Chona, "de cuyo apellido ni puedo, ni quiero, ni debo acordarme".  Chona, la sirvienta de don Pancho Alonso, aquella muchacha que una primavera de "arañita humana la pobre fungiera... ¡Qué trance tan duro el que ella sufriera!  Llega don Roberto Godoy, el Experto; reconoce a Chona v se arma el entuerto.- i Pero Canarito, ¿qué haces ahí, de araña? ¿Qué haces de esta traza? ¡Válgame Dios, Chona, válganme los cielos!  Y Chona, la pobre, la infeliz, fingiendo. . . Primero aparenta no reconocerlo; elude la charla, color se le va, color se le viene y al final del cuento, -cuento que es historia- Chona y don Roberto acaban riendo, como riendo acaban los espectadores, de aquel chusco trance del que solamente queda este recuerdo. . .

Tras una parvada de burlescos chicos que regocijados emprenden la huida, magra figurilla de rostro cetrino, vacilante el paso, ciego por la ira, tiembla y jura a un tiempo; persigna los aires, blandiendo con saña tremendo garrote. . .

iCacaclííín! -le gritan al inocuo anciano- que en trance impotente prorrumpe en denuestos y en imprecaciones... ¡Oh, Pedro Jiménez, Cacaclín flustre, que fuiste el escarnio, la ominosa burla de generaciones! ... Más tarde don Pedro curará el berrinche temblando de rabia, triste, cabizbajo, en su predilecta taberna La ola --esquina Colón y Palmira-- y allí, sorberá copitas, copitas ... copitas; copitas de 'amargo", mezcal de estafiate, prodigiosa, cuasia, hojasén, acaso de ítamo real. . . Aplacar la bilis es lo que interesa, -¡pobre viejecillo! pues tal fue su sino: sufrir y beber...

¿Qué cosa es aquella que empaña los aires?  Novedoso medio de locomoción: humeante caldera, bandas y poleas; ingenuo artefacto que provoca en todos gran espectación.  Se trata, señores, de un nuevo aparato: ¡suban, den su vuelta, el "progreso" brinda la gran sensación, volantín rnovido a puro vapor!  Tres viejos preludian --arpa y clarinete que engastan los ritmos de viejo tambor-, una melodía llena de "arreboles", que cobra en las voces de tres rancheritas -trajes tela espejo en "azul nevao"-- bien "acotejadas", un aire bucólico de antigua canción, canción que se esparce lozana o gangosa, que surge del cuello b ien aprisionado con diez gargantillas de vil abalorio, si fuese acaso rústico pregón ...

Abril, veinticinco. Tendido de sol ... "¡Aquí está su padre!”... –el clásico grito, estentóreo grito de Guadalupe Olmos; de aquel buen amigo, Charro Guadalupe. ¡Mirad la cuadrilla; mirad que ya sale un alguacil charro! Pues si es nada menos que Tato Rangel, “rayando” su penco sobre húmeda arena, como gran preludio de la fiesta brava, bajo los acordes del Cielo Andaluz.

Abril, veinticinco: duelo de trompetas, quebrando los aires de oro, de la tarde; noble competencia de arte y de valor... Fortunato Hernández parado en el ruedo, pregona a los vientos el sublime canto, el ilustre canto que enardece el alma e inflama la mente; canto que se queja de un hondo querer, canto que nos canta de un amor la pena, en las suaves notas que imploran favor, favor y clemencia a la Virgencita de La Macarena.. .
Saciando la gula que aflora a los labios, a nutrido grupo de clientes famélicos, José Nieves corre de un lado para otro sirviendo platillos de tacos, tostadas, pollo y enchiladas, mientras la manteca rechilla cantando... sinfonía de olores, regalo al olfato, por sobre el caliente típico comal.

 José Nieves ¡pobre! triste precursor de La Resortera, de Chepina, de La Princesa y de La Mundial, de todos los jotos que han sido en la feria un morboso objeto de curiosidad.

Y así hemos llegado al año de gracia, de mil novecientos veinticuatro en pos.  Mañana soberbia, gloriosa mañana, aquella que inicia la historia ferial, en que el señorío de una gentil dama, virtud y belleza, ternura y bondad, -que adornan a toda mujer mexicana- fuera la elegida para presidir, bajo égida augusta la feria de Abril. Paz Romo de vivar fue ungida primer soberana, ciñendo a sus sienes el Gobernador, la insigne diadema, simbólica prenda, mientras un poeta en verso galano, -suma de piropos y finos requiebros—decía en su loor:

De una mañana como ésta,
alegre, ufana, gentil;
de una mañana en que abril
 llena de luz la floresta; 
de una mañana de fiesta,
de una espléndida mañana
hube menester, sultana,
para venir a cantarte
 y como reina aclamarte
 ¡ por linda y por mexicana!

Todo aclama tu beldad
con dulce voz cristalina,
y todo humilde se inclina
 a tus plantas, Majestad;
todo espera la bondad
de un destello de tus ojos,
desde los claveles rojos
que envidian al de tu boca
 ¡hasta el corazón de roca
que se halla a tus pies de hinojos!

Llevas el sol que caldea
Brillando en tus lindos ojos
y fingen tus labios rojos
 terebintos de Judea;
te envuelve la luz febea
como en un triunfal dosel;
y no eres dalia, clavel,
ni camelia esplendorosa,
¡vamos, no eres una rosa,
porque eres todo un vergel!

Bravos hijos del dios Marte
que desafiaran la muerte
han venido a complacerte
y han venido a acompañarte.
 De hoy más, eres su estandarte,
pues eres su soberana,
y puedes mirar ufana
que son tus admiradores,
los valientes defensores
de la patria mexicana.

¡Sursum corda!  Corazones:
muera la melancolía,
Su Majestad os envía
 sonrisas y bendiciones.
Luzcan los claros blasones;
suenen las notas marciales;
cante el viento en los trigales
y amemos todos, de hinojos,
a la beldad que en sus ojos
lleva claros madrigales!



La vida transcurre; una mano descorre otro velo, desprende otra hoja del fugaz calendario del tiempo, hay presagios que anuncian un nuevo momento. “Una Madre joven -lo dijo no ha mucho Fernández Ledesma- rueda el cochecillo donde placentero duerme el hijo nuevo; otra fecha se graba en el diario de nuestro maltrecho vivir: es el ansia de vida en las cosas, es la savia que sube al renuevo, es el agua que canta en el surco, es la ondina fugada al venero: hoy todo ha cambiado, es en fin, el dolor de ser viejo, es el joven Abril, es el príncipe; la feria para Aguascalientes; la feria, romance de amor para algunos; para otros recuerdo ...

(Consta la edición de tres mil ciento ejemplares, impresos sobre papeles “Biblos” y “Cameo Plate”, que estampó Francisco Antúnez, en la ciudad de Aguascalientes, el día 16 de febrero de 1970.             Edición auspiciada por el Patronato de la Feria Nacional de San Marcos, 1970).

La Feria es mucho más que sólo “la cantina más grande del mundo”, como se le ocurriera calificarla a Pepe Alameda, el cronista taurino, que de cantinas, sabía mucho.
Pero no pueden cerrarse los ojos ante un hecho irrefutable: gobiernos van y gobiernos vienen y pareciera que todos se esdfuerzan por superar lo que hizo el anterior, para dar la razón a Pepe Alameda...


TEMA 2.- MISCELANEA.- Si hoy vemos a la princesa trepada -¡perdón, a la alcaldesa! Tere Jiménez  montada en un carro alegórico en el Desfile de la Primavera (supongo que habrá “Desfile de la Primavera”, salvo que lo eliminen, como lo han hecho con otras costumbres, como los stands de Gobierno del Estado y de la Nissan, y sobre todo, el elogio a la reina de la Feria) repartiendo regalos a los niños en el trayecto de 28 de Agosto a (José) que tal es el nombre, que desconocen en algunas oficinas de prensa, de F. Elizondo, estaremos ante la confirmación visual de que su siguiente objetivo será una Senaduría, que Toño Martín del Campo buscará la otra, para “combatir” al pretendiente que lance Martín Orozco, y que Rubén Camarillo buscará quedarse en la presidencia municipal de Aguascalientes, para la cual Tere no tiene interés en reelegirse...

“CUARTO PODER”.- CON FRECUENCIA frecuencia leemos de reporteros y reporteras que se quejan de colegas que  “les piratean” sus notas. Sin más ánimo que referir lo que a todos acontece, quiero decir que su  malestar es consustancial a la edad, ello nos hace olvidar, o no considerar, que el reciclaje de la información es natural, es retroalimentación, indispensale para todo trabajador de los medios de comunicación...

NO ES RARO que reporteros locales incluso columnistas o articulistas “se fusilen” (nos “fusilemos”, dijo otro) información de diarios que se imprimen en la Ciudad de México o noticieros de radio y TV que igualmente se producen allá. Así es en todo el mundo...

SOBRE TODO CON el surgimiento de las redes sociales, la información se ha vuelto más dinámica y ello beneficia a los reporteros de programas noticiosos radiofónicos. Ningún medio es totalmente auto suficiente, no puede haber uno que prescinda de “tomar” información de otros medios. De hecho es lo mismo que utilizar los boletines de prensa, no es información que el reportero consiga por sí mismo...

LLAMAN “CUARTO PODER” al que pertenecemos quienes nos desenvolvemos en medios de comunicación social, ero en realidad no es exclusivo del gremio; pertenece al “cuarto poder” (los anteriores son los que forman el Estado: Ejecutivo, Legislativo y Judicial) toda persona que posee información valiosa, dado que la información es poder –como lo es tambien el economico- , pero curiosamente, se pierde el poder cuando se transmite esa información, porque deja de pertenecerle. Lo que se publica es público, a disposición de aquellos a quienes sea  útil. No hay pues, “delito” que perseguir. A fin de cuentas el que trabaja, destaca...




           


La Columna de la Información        25 04 2017
  • Title : La Columna de la Información 25 04 2017
  • Posted by :
  • Date : 3:53
  • Labels :
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Item Reviewed: La Columna de la Información 25 04 2017 Rating: 5 Reviewed By: Cortando por Lozano
Subir