Las últimas

Con la tecnología de Blogger.
lunes, 27 de marzo de 2017

Don Cipriano “Murió” Aplastado en un derrumbe; Diez Años después fue Candidato a Regidor;


Hace 10 meses que fue 
atropellado por un auto




Raúl Alba Lozano “le echó la sal”
por Trabajar en Días Santos, Bromea

Para Larga Vida, Barro, y Buena Cara al mal Tiempo

Por Matías Lozano Díaz de León

Don Cipriano Esparza Oliva murió, de hecho, hace  años, pero por esas cosas que los creyentes llaman “De la Providencia”, diez años después fue  candidato a Regidor Suplente por la vía de la Representación Proporcional al Ayuntamiento de Aguascalientes, y por si quedan dudas de que sigue “vivito y coleando”, permítame decirle, amable lector de “Cortando por Lozano”, que en la edición del 6 de mayo de El Sol del Centro apareció una nota con el encabezado: “Anciano atropellado”, una fotografía suya (de don Cipriano), sentado en una guarnición, en Ciudad Industrial, siendo atendido por socorristas de la Cruz Roja...

Déjeme presentarle a Don Cipriano, a quien entrevisté en 1998 para el quincenario Reporte Político Policiaco, del que hicimos 189 números, de abril de 1997, a mayo de 2005, de los cuales resguardan sendas colecciones los archivos municipal y estatal y las principales bibliotecas públicas. Don Cipriano fue líder de una de las agrupaciones de tianguistas que existen en la ciudad capital, que opera precisamente en el sector de La Purísima, y se dedica al comercio de las yerbas medicinales.

Aproximadamente diez años atrás, en uno de los días “santos”,  Raúl Alba Lozano, dirigente entonces de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares en Aguascalientes, y el asesor jurídico, licenciado José Paz López se detuvieron en una casa en proceso de demolición ubicada en la calle Nueva de la Paz 106, donde saludaron a su propietario, Cipriano Esparza Oliva, y a modo de broma le reprocharon que estuviese trabajando en días que son de “guardar”. Poco después, ya que se hubieron retirado los dirigentes del sector popular, un muro cayó sobre la humanidad de don Cipriano. 

Raúl Alba Lozano, hombre de campo, propietario de un predio rústico ubicado allá por el rumbo de Amarillas de Esparza, no tiene lo que se dice fama de ave de mal agûero, y el licenciado Paz tampoco, así que por consenso se concluye que aquel accidente sufrido por el dirigente de tianguistas fue una mera casualidad.

-”Ya ni me acuerdo, pero fue hace como diez años”, dijo entonces a RPP don Cipriano, entrevistado en su local de La Purísima, donde vende todo tipo de hierbas medicinales.

RPP.- ¿Cómo fue el accidente?

-”Bueno, es que andaban ahí mis muchachos en la obra, y luego de que quitaron el escombro de un lado, en lo que era el zaguán,  a mí se me ocurrió, al figurárseme que se iba a caer el muro,  ir a ponerle una tabla al medidor del agua, para que no se quebrara si le caían los escombros. Pero sucedió que cuando regresaba de poner la tabla, se me vino encima el “movimiento” (el muro), y ya no supe yo de nada, porque perdí el conocimiento.

Quienes siguieron de cerca la evolución de las lesiones de don Cipriano, señalan que el hombre, que quedó sepultado por los escombros, estaba prácticamente muerto cuando lo sacaron, con visibles graves lesiones en la cabeza, pero que los socorristas de la Benemérita Cruz Roja lograron resucitarlo, y con los signos vitales activos, si bien muy débiles, lo trasladaron en una ambulancia a la Central Médico Quirúrgica, a petición de la familia.

RPP.- ¿Cómo se enteró de lo ocurrido?

-”Pues yo me vine dando cuenta como al mes, porque estuve inconsciente en la clínica.

RPP.- ¿Qué le platicaron? ¿Cómo fue?                   

-”Pues mis hijos me auxiliaron, porque me aterré completo con los escombros. Lo que sucedió es que una puerta fue la que me salvó, porque fue la que me cayó encima. Si no hubiera sido por esa puerta, ya no estaría aquí platicando con usted. Encima de la puerta siguieron cayendo los escombros”.

¿Después de una experiencia como esa, con Cipriano, de que usted estuvo prácticamente muerto, que piensa de la vida? Al saber que había vuelto a nacer, ¿que emociones tuvo? ¿Qué pensó?

-”Pues, salí de la clínica muy decaído, que no pensaba en nada. Todavía pasé como medio año recuperándome. Yo considero que cuando Dios protege a uno, aunque le pase un tren encima, no pasa nada”.

RPP.- ¿Hubo algún cambio en su vida?

Pues sí, me he sentido más contento, doy gracias a Dios, porque a la nada todavía no termina mi quehacer en esta vida”.

Con una evidente buena salud y notable vigor a sus 78 años de edad, don Cipriano revela el secreto, si bien hay mucha gente que lo comparte, y mucha, la más, que se muestra escéptica.

“PONGASE BARRO Y SONRIA”

rpp.-  ¿Cómo le hace para conservarse con buena salud?

-”Pues nada, vivo mi vida normal;  lo que sí trato es de que, al mal rato, buena cara. Hay ocasiones en que se presentan malos ratos, pero no hay que hacerles caso, más que dejarlos que pasen, y seguir alegres y contentos, porque es lo primordial”.

RPP.- Utiliza usted mucho los elementos naturales, según sabemos, al grado de que quienes lo conocen aseguran que usted se “baña” con barro.

-”¡Uh, sí, es una cosa magnífica! Un tiempo sufrí una dolencia, dizque era una infección intestinal, y no podía dormir. Entonces me fui con el médico, me examinó, y me aseguró que me aliviaría con unas pastillas que me recetó. Y nada, siguió la misma y regresé con él, le dije que seguía igual o peor, y me dio otras, jurándome que con esas sí me aliviaría. Entonces le dije a uno de mis hijos; ‘oye, tráeme un medio costal de tierra de por ahí, porque anoche no pude dormir por esa dolencia’. Pues ya que me trajo la tierra,  me puse mi cataplasma y ¡hojas!, se quitó la dolencia, y cada vez que me volvía, me ponía el barro y se me quitaba, hasta que, en una ocasión en que me dio flojera preparar el barro, me tomé unos tés de Cola de Caballo y ¡adiós dolores!, y es que la medicina natural es una cosa, como le dijera, ¡hermosa!.

“En una ocasión llegó uno de mis hijos y me dice: -’Oye, papá, préstame una feria, porque se acaba de quemar Migue (hijo de Jorge y nieto del entrevistado), se le cayó una olla caliente de la estufa y, no, nomás viera cómo está. Necesito llevarlo al hospital”.

-Bueno, pero para qué te presto esa feria si yo soy el “doctor”, le dije. Casualmente tenía yo una maleta de tierra, y también cargué con Árnica y Cola de Caballo. Le dije a mi nuera que pusiera a hervir aquellas yerbitas y que luego las pusiera a que se enfriaran rápido. Entonces le pusieron en periódicos el barro y se lo aplicaron en las quemaduras. En un momentito, la criatura ya estaba dormida, lo que quiere decir que ya se le había quitado la dolencia. Ese ‘movimiento’ es tan eficaz, que no queda ni cicatriz. A una herida, por ejemplo, se le aplica el barro y no queda ni cicatriz. Es una cosa natural muy preciosa.

RPP.- ¿No hay riesgo de una infección?

-”Bueno, hay infección cuando se aplica tierra que esté sucia, pero si es tierra de un barranco,  asoleada, porque el sol la purifica, no hombre, es una cosa hermosa. Pero sí, para esas cosas se necesita que la tierra no esté contaminada”.

EL ATROPELLO.-

El jueves 5 de mayo del año pasado (2016), según la nota periodística don Cipriano fue atropellado “al cruzar sin precaución” la avenida Julio Díaz Torre, en Ciudad Industrial, no obstante que el conductor de un auto Golf blanco –José de Jesús, de 25 años- frenó para evitar el impacto. Don cipriano sufrió fractura en la pierna izquierda,  pero, los cuidados médicos y luego ensu casa, sus cataplasmas de barro, lo pusieron bien pronto en circulación, con las limitaciones naturales del caso.


Don Cipriano “Murió” Aplastado en un derrumbe; Diez Años después fue Candidato a Regidor;
  • Title : Don Cipriano “Murió” Aplastado en un derrumbe; Diez Años después fue Candidato a Regidor;
  • Posted by :
  • Date : 16:51
  • Labels :
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Item Reviewed: Don Cipriano “Murió” Aplastado en un derrumbe; Diez Años después fue Candidato a Regidor; Rating: 5 Reviewed By: Cortando por Lozano
Subir